Empresarios panameños en desacuerdo con proyecto de Panama NG Power

El mundo empresarial que hace vida en Panama está en desacuerdo con el proyecto de Panama NG Power, que pretende  construir una central termoeléctrica a base de gas licuado y se oponen la dudosa licitación en la cual la empresa dirigida por José Dapelo y Meollo Alemán adjudicó esta obra, siendo la única oferente que acudió a la subasta.

La Comisión Interinstitucional de Energía, integrada por seis organizaciones empresariales, solicitó que no se le otorgara la licitación y se promoviera un nuevo acto público en el que haya más participantes, reseñó un artículo de Prensa.com.

Panama NG Power

Licitación del proyector de Panama NG Power se realizó con “premura”

Esta solicitud está infundada en que el sector privado consideró que la licitación para el proyecto de Panama NG Power se organizó con mucha “premura” y sin promoverla como debe ser de manera legal, para dar oportunidad a que participaran otras compañías.

La comisión que pide la anulación de la licitación está conformada por la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, la Cámara Americana de Comercio e Industrias de Panamá, el Consejo Nacional de la Empresa Privada, el Sindicato de Industriales de Panamá y la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos.

El descontento sobre la no transparencia de este acto, es que el cartel de la licitación que involucra inversiones de cientos de millones de dólares sufrió cambios significativos de último momento cambiando las condiciones para la participación en el mismo.

Específicamente, el nuevo pliego de condiciones publicado por la Empresa de Transmisión de Energía, S.A. (Etesa), estableció que solo podían participar empresas con licencia definitiva o provisional, acción que dejó sin posibilidades de competir en la puja a las otras 20 empresas que mostraron interés.

Panama NG Power cuestionada por dudosa licitación

Se trata de uno de los negocios más grandes en la industria energética en Panamá, un contrato que conlleva la construcción de una planta que podría requerir una inversión por arriba de los mil millones de dólares, y a través de la cual se proveería energía en el periodo que va de marzo de 2017 a febrero de 2036”, reseña el artículo de Prensa.com.