Generadora de Gatún da continuidad a cuestionado proyecto NG Power

Generadora de Gatún tomó el control del proyecto NG Power

Con una promesa de inversión de mil millones de dólares, la sociedad Generadora de Gatún, en la que participan las empresas InterEnergy Group y AES Panamá, tomó el control del proyecto de generación de energía a base de gas natural que Panamá NG Power no llevó a término por serie de anomalías y acciones ilegales que lo envuelven producto de las malas acciones que se realizaron para llevarlo a cabo.

La puesta en marcha del polémico proyecto eléctrico NG Power bajo sospechas de corrección que estaba paralizado, pero mediante información de prensa y televisión de la Presidencia de la República se conoció la activación del mismo con estas nuevas empresas que también cargaran con el peso de todos los actos ilegales que involucran al proyecto.

Generadora de Gatún se queda con el contrato que obtuvo NG Power

Generadora de Gatún se queda así con el contrato que obtuvo NG Power tras participar como única proponente en una licitación en 2013 cuando se adjudicó un contrato de venta de energía.

Sin embargo, con respecto al anuncio mediante el cual Panamá NG Power cede el contrato de potencia y energía a Generadora de Gatún, S.A., el gremio eléctrico solicita que se vele por los mejores intereses del país atendiendo las características del mercado actual que garanticen un mejor precio de la energía.

NG Power no cumplió con requisitos que dieran continuidad al proyecto

Acción que es ilegal ya que el abogado Moisés Bartlett en una nueva Demanda Contenciosa Administrativa de Nulidad presentada el pasado 1 de mayo a título personal y de la colectividad, solicita se declaren nulas las prórrogas dispuesta por la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos de los contratos suscritos entre Panamá NG Power y las empresas de distribución de energía eléctrica del país y los efectos jurídicos que se desprenda de dicha orden.

Está orden que prorrogó los contratos de la referida empresa era ilegal ya que Panamá NG Power no cumplió con los términos de inicio de operaciones comerciales y la entrega del cierre financiero, como tampoco entregó la documentación solicitada para demostrar la legalidad del proyecto, esto implicaba la cancelación de la licencia definitiva  y como consecuencia debía roper todos los contratos adquiridos con las demás empresas del país.

Esto quiere indicar que todas estas irregularidades y procesos legales se debieron resolver antes de dar continuidad con el caso.