Polémica envuelve a empresa NG Power por turbia licitación respecto a ambicioso proyecto en sector eléctrico

El ambicioso proyecto de 800 millones de dólares de la Empresa Panamá NG Power S.A., para la construcción de una planta de generación de energía con gas natural licuado, sin duda alguna inició con mal pie, tomando en cuenta que el sector eléctrico en Panamá.

se basa en la libre competencia, y las circunstancias en que se dio el Acto Competitivo ETESA 01-13, de lo que es una de las inversiones más importantes del sector energético, al concurrir como proponente una sola empresa, tras expulsar del proceso en extrañas circunstancias a las otras veinte, generó desde un principio preocupación y suspicacia.

NG Power Planta de generación termoeléctrica denominada TELFERS

Cambiaron las reglas en el pliego de peticiones original, en el cual se invitaba a cualquier empresa que tuviera evidencia de haber entregado a la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) la documentación para obtener la licencia de generación eléctrica con gas licuado, y dos semanas antes de la licitación, se estableció que únicamente podían participar en el acto competitivo aquellas empresas que tuvieran licencia definitiva o provisional al momento de la licitación.

Es así como las 20 compañías interesadas quedaron excluidas de la participación. Esto se traduce en que no existió igualdad de condiciones para que las mismas pudieran participar, y extrañamente sólo se presentó Panama NG Power, compañía de capital mixto perteneciente a José Dapelo, y que logró finalmente adjudicarse la licitación.

Es importante destacar, que la actuación de la ASEP en el momento de realizar el acto competitivo, no sólo se limitó a la modificación 15 días antes del pliego original, sino que emitió decisiones sobre la cuestionada empresa que la habilitó como única oferente.

Se canceló la Licencia Provisional otorgada a la NG Power, por vencerse el plazo para la entrega de la documentación requerida

Posteriormente, la ASEP incurrió en otra irregularidad, ya que tras la resolución emitida el 17 de abril de 2013, canceló la Licencia Provisional otorgada a la NG Power, por vencerse el plazo para la entrega de la documentación requerida para la obtención de la Licencia Definitiva, pero sólo 3 días después decide dejar sin efecto la resolución y prorroga hasta el 1º de enero del 2014, el plazo para presentar la documentación.

Con esta decisión, volvía a habilitar a sólo 8 días antes que se celebrara el acto competitivo, a participar como oferente a Panama NG Power, que nuevamente fue la única que se presentó.

 Retrasos y discrepancias entre la empresa NG Power Panama
José Dapelo acude a la Corte Suprema de Justicia Por caso NG Power

Este tipo de adendas causó suspicacia y ruido referente al proceso, debido al ausentismo de las empresas del sector, con gran experiencia y recorrido, que participan en las grandes licitaciones y en las que se actúa de manera transparente.

ASEP no sólo generó malestar y preocupación en el mercado energético, sino que incrementó las dudas y cuestionamientos

Esta segunda extraña actuación de la ASEP no sólo generó malestar y preocupación en el mercado energético, sino que incrementó las dudas y cuestionamientos sobre las circunstancias en las que se dio el Acto Competitivo. De acuerdo con la Ley del 6 de 1997 del Sector Eléctrico, las licitaciones deben ser de libre concurrencia, anunciados con antelación para que participe la mayor cantidad de empresas y de esta forma garantizar las mejores condiciones para el país.

Pero la historia no acaba en la adjudicación, pues mediante resolución emitida el 21 de mayo del 2014, la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos otorgó a la empresa en cuestión una Licencia Definitiva para la instalación, operación y explotación de una planta de generación termoeléctrica denominada TELFERS, con una capacidad instalada de 370MW.

José Dapelo acude a la Corte Suprema de Justicia,

Posteriormente, debido al incumplimiento de un cronograma de fechas para la realización de las diferentes etapas, nuevamente se le canceló la licencia, y es aquí donde la empresa de José Dapelo acude a la Corte Suprema de Justicia, la cual ordenó por sentencia la otorgación de una prórroga para la entrega de los documentos, dejando sin efecto la cancelación de la Licencia Definitiva.

Los hechos antes descritos favorecen a Panama NG Power y desfavorecen al resto de los participantes, incidiendo en la transparencia de dichos actos.

Pero esto no queda aquí, sino que el precio de dicha contratación no sólo afecta de manera directa la entidad estatal que contrata, sino a todos los usuarios del servicio, ya que establece condiciones que se traducen en un costo superior de la tarifa eléctrica para los ciudadanos.

La entrada en operación del proyecto se ha dilatado por desacuerdos en los plazos en que la empresa debe entregar su cierre financiero, algo considerado como esencial por la Autoridad de los Servicios Públicos de Panamá (ASEP).

Existen inquietudes en diversos sectores de la sociedad, ya que el proyecto inicial presentado para la planta de distribución de gas en Telfers

Por otro lado, tras varios años de anomalías, retrasos y discrepancias entre la empresa Panamá NG Power y la ASEP, existen inquietudes en diversos sectores de la sociedad, ya que el proyecto inicial presentado para la planta de distribución de gas en Telfers, Colón, tuvo grandes modificaciones, convirtiéndolo en uno prácticamente nuevo, con más capacidad, por lo que se requiere un nuevo Estudio de Impacto Ambiental, que contenga acciones de mitigación más amplias y se encuadre en la categoría III.